<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9039111\x26blogName\x3dAgregue+agua,+agite,+y+listo!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elrorro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elrorro.blogspot.com/\x26vt\x3d-8301329768745616226', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

18 mar. 2005

de paseo por el pasado

Ayer tuve la oportunidad de asistir a una serie de conferencias sobre temas medianamente relacionados a mi trabajo (es decir, nada que ver con lo que hago), que fueron organizadas por una empresa para la cual trabajé hace varios años. Esa empresa es una firma de consultoría, BigMonkeyFirm, una trasnacional que según una lámina que mostraron, ya tiene 75.000 empleados en 47 países...

Yo salí de ahí porque, en mi inmadurez profesional, se me ocurrió pelearme con un tipo 'pesado', que hoy en día es nada más y nada menos que el Gerente General de la oficina de Venezuela, Pacto Andino, Latinoamérica y la Colonia Tovar. Adivinen quién ganó. El (si no adivinaron). Estábamos en un proyecto de implantación de un sistema, y me habían dado la responsabilidad de supervisar la instalación de tres módulos (de cinco en total), pero resulta ser que esos módulos nunca llegaron (en seis meses que estuve en el proyecto), y el señor este, BigJackAssMan, no tuvo mejor idea que decir que el proyecto se había retrasado irremediablemente por MI culpa. A partir de ahí las cosas fueron en picada (para mi), mi ascenso (que me tocaba por desempeño y por antigüedad) fue suspendido, y me enviaron al equivalente en las firmas de consultoría a un campo de trabajo en Siberia: proyectos administrativos internos. No pasaron más de dos meses, que yo ya había encontrado otro trabajo...

Con el pasar de los años le fui perdiendo el rastro a las noticias de la BigMonkeyFirm, y de mis antiguos compañeros, pero ayer tuve la oportunidad de reencontrarme con unos diez de ellos. La gran mayoría me saludó con mucho cariño y cordialidad, pero el BigJackAssMan, de quien me habían dicho que había 'cambiado mucho, es otra persona', me miró de arriba a abajo, como midiéndome, y sin dirigirme palabra se dió la vuelta y siguió saludando clientes. En un principio pensé que no me había reconocido, pero luego me comentaron que estuvo preguntando que qué hacía yo por ahí. ¿Que ha cambiado mucho? ¿Que es otra persona?

...plus ça change, plus c'est la même chose...

La verdad que ocho años fuera de la BigMonkeyFirm parecen una eternidad, pero al ver cómo son las cosas, me doy cuenta que cambiaron los personajes, pero no el show. Sigue siendo lo mismo...

Extraño mucho la dinámica de trabajo de ese sitio, y la amistad que hice con varios de mis compañeros (trabajar en un proyecto re-pelúo, en otro país, con un grupo pequeño de gente, hace que se creen lazos de amistas super fuertes), pero me alegro de no tener que soportar a gente como BigJackAssMan. Mi trabajo en (LA EMPRESA) puede que no sea retador ni interesante, pero vale más la pena mi tranquilidad mental que vivir en la telenovela que es BigMonkeyFirm

{con acento en el futuro: high performance. delivered}

Siempre es bueno sentirse tranquilo en un lugar, como dices es mejor estar tranquilo que peleando con cretinos...

Saludos!

  
La verdad es que la tranquilidad no tiene precio, es cierto que proyectos ambiciosos y con grandes equipos de trabajo suelen ser retadores por lo complejo que se pueden tornar y si eres de retos pues te gusta, pero si el ambiente de trabajo no es lo mejor, si hay personas que jerárquicamente están por encima de tí -y hago énfasis en que sólo jerárquicamente- con quienes no te llevas bien el ambiente se torna inmanejable. Definitivamente lo mejor es lo que Pasa
Saludos

  
y Aquí qué paso?

  
Publicar un comentario

Regresa de donde viniste...