<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9039111\x26blogName\x3dAgregue+agua,+agite,+y+listo!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elrorro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elrorro.blogspot.com/\x26vt\x3d-8301329768745616226', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

19 ene. 2005

la pasión del RoRRo

Esta mañana, como todos los días, me desperté temprano para ponerle agua y comida a las dos bestias infernales mis dos gatos, pero en la oscuridad (no eran ni las 6:00 AM), casi piso a uno de los dos (debe haber sido Sebastián, porque ¿quién más iba a ser?) y para no hacerlo tuve que dar una pirueta imitando a un aprendiz del Cirque du Soleil. Cai en el piso de una manera que, aunque no fue tan duro el golpe, como estaba todo enredado, me hizo poner la base de la mano derecha para que aguantara todo mi peso. No les puedo explicar el dolor en la mano (si notan que el post está lento, es porque estoy escribiendo solo con la izquierda)

Por si esto fuera poco, pegué el hombro derecho con el marco de la puerta al caerme, y me re-lesioné el músculo que ya casi se me había curado. Ahora, cuando levanto el brazo la visión se me pone toda blanca y me da un corrientazo tan arrecho que ya la gente de la Electricidad de Caracas me ha estado llamando para usarme como fuente alterna para los Valles del Tuy

En las condiciones en las que estaba después de la matada, me tocó afeitarme, o mejor dicho, desfigurarme la cara. El lunarcito ese coqueto que tengo encima de la boca posiblemente ya no esté cuando se me caiga la costra que me quedó luego de rebanarme la piel. La cortada fue tan bárbara que no hubo papel toilet que aguantara el chorro de sangre, y me tocó pasarme como cinco minutos en el baño de (LA EMPRESA) mojándome la cara con agua fría a ver si cerraba la herida

Y como si el sufrimiento físico no fuera suficiente, ahora me dicen aquí en (LA EMPRESA) que con suerte, mi pasaje llega en la tarde, así que aunque haga todo el proceso de CADIVI, la tarjeta de crédito no estará activa sino hasta el lunes o martes, y yo llegó a Miami el domingo, con lo cual, no sé cómo voy a hacer para alquilar el carro, ni para registrarme en el hotel

Aparte de eso, este ha sido un día hermoso...

{llorón}


Ay Rorro, estás algo salado. Te pasa cada cosa!!
Creo que el nombre de este blog lo voy comenzando a entender es hoy...pero yo le añadiría algo, mira:
"Agregue agua, sal (tu), agite, y listo!"

Sana sana manito y hombrito.

  
Me cag#€.. de la risa..

  
Jajajajja me dio mucha risa tu cuento (I`m sorry) lo de los gatos lo entiendo perfectamente, ahora a mi perro le dio por dormir al pie de la cama, hace unos dias me levante de madrugada, y le he puesto el pie encima..Ave Maria por Dios, casi me amputa la pierna, se me enrollo como una anaconda, menos mal q no me hizo daño...mañas de viejo seran!Suerte con el lunarcito jajajajaj

  
Más gráfico imposible....

  
De pana burda de lento este post....ve si empiezas a escribir con los pies tambien como una opcion...tranquilo que ya se te ocurrira algo para el viaje...alla resuelves..siempre buscan gente para experimentos medicos....

  
Publicar un comentario

Regresa de donde viniste...