<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9039111\x26blogName\x3dAgregue+agua,+agite,+y+listo!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elrorro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elrorro.blogspot.com/\x26vt\x3d-8301329768745616226', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

27 ene. 2005

la felicidad es un carrito de supermercado

A pesar de que debería ser más sencillo que encontrar una dirección 'a la Venezolana', por alguna razón siempre me ha costado ubicarme en Miami. Nunca sé dónde queda nada, y todo el tiempo tengo que estar pidiendo ayuda y usando un mapita dibujado en una servilleta para llegar a mi destino

Ir a la casa de mis hermanos que viven en esta ciudad no es la excepción. A pesar de que he venido varias veces, nunca me acuerdo bien cómo llegar hasta donde viven. Siempre llego cerca, pero nunca he podido conseguir el sitio exacto por mi mismo -- ya sé, soy un tarado desubicado...

Anoche estuve parado en un Publix (un automercado), desde donde llamé a mi hermano para que fuera a buscarme. Yo lo seguiría con mi carro hasta llegar a su casa

Mientras esperaba fuera, a través de las puertas automáticas del Publix salió una muchacha en cuyo rostro se podía ver claramente que sufría de un fuerte retraso mental. En este país, así como en muchas de las naciones 'desarrolladas' hay trabajos que pueden ser realizados por personas con esta incapacidad. En este caso, la muchacha se encargaba de recoger los carritos que la gente dejaba en el estacionamiento después de poner su compra en la maleta del carro

La muchacha se paró en seco al lado mio. Al principio yo no entendía lo que ella hacía, hasta que de pronto levantó los brazos en señal de victoria, y pegando un gritico agudo soltó una carcajada de las más sinceras que he escuchado en la vida y salió corriendo sin dirección aparente. Pero lo que a mi me parecía como una estampida sin sentido, era en realidad la expresión de la emoción que ella sintió al ver que había varios carritos vacíos en el estacionamiento

A medida que los iba recogiendo iba armando un trencito con ellos, y mientras más carritos acumulaba, más duro gritaba y más duro se reía. Corría y corría, empujando su trencito con toda la fuerza que tenía y con su cara cubierta de una enorme sonrisa

Uno siempre se vuelve un embrollo con cualquier problema, se estresa sin necesidad y termina ulcerándose por cosas que al final no valen la pena, pero para esta muchachita, cuya vida debe ser dura debido a su condición, no había nada que la emocionara más esa noche que correr empujando un trencito hecho de carritos de supermercado

...no hay que perder el tiempo. La felicidad se encuentra en las cosas más simples de la vida, solo hay que abrir los ojos un poquito para darse cuenta

{sorry, cuando veo una cosa así, no me sale hacer ningún comentario sarcástico}


Que bonito relato :oD

  
Uno no se puede dar el lujo de ser infeliz
(motto personal para 2005:).
Me encanta tu blog y/o tus vainas como dicen por er Saladillo :)
Saluditos
Carito
www.zafravirtual.com

  
Como que para ser "normales" dejamos un poco de cosas por fuera ¿no?

  
Disfrutar de las simplesas de la vida!!!

  
Gracias pana!
Muy sincera tu reflexión, hace poco que vivía muriéndome por las vainas pero ya las cosas y la perspectiva ha ido cambiando...
Además que los últimos días me han subido el autoestima y eso hace feliz a cualquiera...
A vivir y a ser feliz!

  
Lo creas o no desde las 8:48am estoy descontroladamente adherida a tu blog... con decirte que he leido todos los post desde que comensaste que tar?....

muuuy bueno, interesante y fresco,
por alla revente en carcajadas... y mire pa´los laos por si me veian.. (jeje!)...

me gusta...... definitivamente.... me gusta....
Dessi

  
Un buen relato, estoy seguro que la felicidad es un estado de vida, si queremos, somos felices, tan sencillo como eso...

  
Vaya que si, hay experiencias que aun que sea por un rato te ponen a reflexionar..en diciembre tambien postee algo similar..fue impactante.Lo cierto es que hay mucha gente que de verdad aprecia las pequeñas cosas que hacen a la vida mas sencilla y humana, y otros que simplemente los dejamos pasar...quizas esa chica solo se sentia feliz de ser util y productiva a la sociedad, cosas que nosotros no apreciamos en nuestro dia a dia.

  
...que bonito tu relato, de verdad que si.

  
Publicar un comentario

Regresa de donde viniste...