<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9039111\x26blogName\x3dAgregue+agua,+agite,+y+listo!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elrorro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elrorro.blogspot.com/\x26vt\x3d-8301329768745616226', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

29 nov. 2004

hoy no tengo nada que decir

Curioso como hay días en los que se me ocurren varias ideas, o varias historias, para ecribir en este blog. Literalmente tengo tantas cosas para decir que, sencillamente, escribo tres y hasta cuatro posts de un solo golpe, y los voy posteando de a poquito. Ya saben, uno a uno. No sé de dónde me sale la inspiración en esos días, pero la verdad es que puedo escribir, y escribir, y escribir por horas. De hecho, esos son los días que aprovecho para escribir todos los reportes que tengo atrasados en el trabajo. Y escribir mails largos para mis amigos que viven fuera del país. Y ese tipo de cosas. Las palabras pareciera que fluyeran solas, casi sin que tenga que esforzarme. Y lo mejor de todo es que una vez que veo el resultado escrito, ni siquiera me entran esas dudas de 'editor' ¿Esta palabra estará bien usada? ¿Se entenderá esta redacción como la escribí? ¿Habré expresado bien la idea? Esas preguntas me las hago casi siempre, excepto en esos días en los que todo sale de un solo golpe. Pero hoy no es uno de esos días. Hoy es más bien uno de los días en los que no tengo tema para conversar. No sé si será porque tengo mucho trabajo y ando pensando es en eso. No sé si será porque como es lunes, siempre es más difícil reaccionar. No sé si será porqué agoté la inspiración en el último de los días como los que expliqué antes. Hoy la verdad, tengo la mente en blanco. Bloqueo de escritores, o writer's block, como dirían los gringos. Porque no siempre se puede tener tema para conversar, digo. No siempre puede uno tener algo para compartir con los demás. ¿O sí? ¿Será que siempre hay algo para compartir, pero no siempre uno encuentra la forma para hacerlo? A lo mejor si me pongo a dibujar algo, no sé. Porque la verdad es que lo que es escribir, no creo poder hacerlo hoy. Hoy no es día de escribir. Y es que tampoco uno puede estar escribiendo todos los días. Uno debe ocupar su tiempo en otras cosas también. Digo, de vivir las cosas, como para después tener entonces tema para escribir. Porque si uno no tiene tema para escribir, en verdad no está escribiendo. O, mejor dicho, está escribiendo en el sentido de la acción, del verbo 'escribir', pero no está escribiendo-escribiendo. No está juntando palabras para que tengan un sentido, una voz, algo que llame la atención a la gente que normalmente viene y lee lo que uno escribe. Porque a esa gente hay que complacerla. ¿O no? ¿O será que hay que escribir para que uno libere stress, para que exprese eso que tiene adentro, para que deje surgir su creatividad, sin que importe lo que digan los demás. Pero, así como dice el dicho Zen de "si un árbol cae en el bosque y no hay nadie para oírlo, ¿en verdad ha caído?", uno pudiera decir que si "escribo algo en mi blog y no hay nadie para leerlo, ¿en verdad lo he escrito?". Bueno, la verdad no sé. Si hoy no estoy como para escribir, pues menos estoy para filosofar. ¡Qué vivo! ¡No escribe, pero sí filosofea! ¡No sabe nada el tipo! En fin, lo mejor que se me ocurre hacer es parar esto y ponerme a pensar a ver si se me ocurre algo que escribir para hoy, porque, por lo menos hasta ahora, hoy no tengo nada que decir...

{¡alguién que lo calle!}


Me encantan los comentarios que pones al final de tus posts, en letra menuda y entre paréntesis. es como algún alter ego que hace auto crítica.
Lo otro que me mata de la envidia son esos espectaculares gatos. ¿Son tuyos realmente? ¿no se´ran fotos que te bajaste de internet?
Si tienes alguna cría de esos gatunos que quieras dar en adopción, me lo puedes llevar al meetup que con gusto me lo quedo.

  
Mal-é-fica, el comentario al final de cada post, ese entre llaves, debes leerlo usando la voz del narrador de las comiquitas de Huckleberry Hound...

...y sí, esos son mis dos gatitos, Sebastián, el Siamés, y Leo, el Maine Coon. No te puedo dar un hijito de ellos, porque ambos están (ouch) operados (uyy)

  
Lo de tener mucho que decir algunos días y el no tenerlo en otros, es parte de un "ciclo"..... (para mí..)

  
Publicar un comentario

Regresa de donde viniste...